EEUU no tendrá ley contra el cambio climático

EEUU no tendrá ley contra el cambio climático

Fecha de Publicación: 24/07/2010
Fuente: El Mundo (España)
País/Región: Estados Unidos



Mucho ha cambiado el entorno desde las primarias demócratas del 2008. Entonces, la economía iba viento en popa y Al Gore había ganado un Oscar por su documental contra el cambio climático. En el programa del candidato Obama ocupaba un puesto privilegiado la aprobación de una ley contra el cambio climático, un fenómeno negado siempre por Bush.
Pues bien, esta misma semana los líderes demócratas del Congreso han tirado la toalla en sus esfuerzos por aprobar esta ley, lo que constituye la primera gran derrota legislativa de la presidencia de Obama.
El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, admitió públicamente que no es posible aprobar una ley que reduzca las emisiones de gases contaminantes, responsables del cambio climático. En su lugar, la Cámara Alta intentará pasar una norma que se limite a responder a la catástrofe del Golfo de México y a estimular la eficiencia energética del país.
"Sabemos dónde estamos. Sabemos que no tenemos los votos", declaró Reid. La crisis económica ha reducido el apetito de la población por una medida que puede ayudar a la buena salud del planeta, pero muchos temen que podría destruir miles de empleos. Contra este miedo no ha podido ni tan sólo el vertido del Golfo de México, que los ecologistas esperaban que sirviera para impulsar la transición a las energías limpias.
La confesión de Reid supone un verdadero jarro de agua fría no sólo a los legisladores, con John Kerry a la cabeza, que llevaban meses trabajando en una propuesta de ley, sino también a activistas ecologistas de los EEUU y del mundo entero. En la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, Obama se comprometió a una reducción del 17% de los gases contaminantes, una promesa que ahora parece más bien vacía.
"Obviamente, todo el mundo está decepcionado de que no tengamos un acuerdo para una legislación integral", dijo Carol Browner, la directora de la Oficina de Energía y Cambio Climático de la Casa Blanca. Si bien Browner admitió que el presidente Obama no estaba satisfecho con el anuncio de Reid, aseguró que apoyaría el texto de mínimos que aprobara el Senado.
Según varios demócratas, la nueva propuesta de ley garantizará que BP pague por los trabajos de limpieza del derrame del Golfo de México, promoverá la producción de gas natural, y la fabricación de coches y camiones que utilicen este combustible. Asimismo, incluirá medidas para aumentar la eficiencia energética de los hogares norteamericanos.
Sin embargo, algunos analistas consideran que, habida cuenta de la cercanía de las elecciones legislativas de noviembre, no es ni tan siquiera seguro que el Senado apruebe una ley completamente descafeinada antes del inicio de su receso de agosto.
Una vez constatado el fracaso, se inició la búsqueda de culpables. Un exasperado responsable del gobierno citado por Politico culpó a los 'lobbies' ecologistas por haber sido incapaces de convencer a un solo republicano para que apoyara la ley: "Se han gastado 100 millones de dólares y no han sido capaces de conseguir un sólo converso republicano en esta ley".
En cambio, otros culpan al presidente. "La ausencia de un liderazgo presidencial directo, intenso, hizo fracasar el proceso", sostiene Eric Pooley, autor del libro 'Climate War', que narra los tres últimos años de debate sobre este asunto. "Teníamos una ventana ahí abierta, y ahora la ventana se ha cerrado".
Esa ventana parecía bien abierta en junio de 2009, cuando la Cámara de Representantes pasó una ambiciosa propuesta de reforma energética con 219 a favor y 212 en contra, tras un duro pulso librado por la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi. Sin embargo, la ventana empezó a cerrarse cuando el republicano Lindsay Graham retiró su apoyo a una propuesta bipartidista que preparaba desde hacía meses con Kerry.
La única esperanza ahora es que el gobierno se decida a limitar la emisión de gases contaminantes a través de la EPA -la agencia de protección ambiental-, sin contar con el Congreso. "Tenemos que abordar estos asuntos más pronto que tarde... nuestra seguridad nacional, nuestra recuperación económica, y el futuro de los EEUU, y el futuro de la civilización humana en la Tierra" depende de ello, sostiene Al Gore.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs